Las pérdidas auditivas conductivas tienen lugar cuando hay un factor que bloquea el paso del ruido en el canal auditivo o oído medio.

Se reduce el nivel del ruido en su paso hacia la cóclea (oído interno).

El uso del audífono ayudaría a salvar la barrera de transmisión del ruido en su paso hacia la cóclea.

Las pérdidas auditivas neurosensoriales se deben a una afección en la cóclea o al nervio auditivo. Una causa muy común sería que las células ciliadas han sufrido daños y, por tanto, se reduce la sensibilidad de los ruidos débiles y también la habilidad de distinguir entre varios ruidos del habla.

Normalmente, no es posible corregir una pérdida auditiva neurosenorial con un tratamiento médico o una intervención quirúrgica. La alternativa más común es el uso del audífono.

Quieres tener todas las opciones posibles para ti?

Visítanos